El Punto Formativo Incorpora de Cantabria finaliza su tercera edición con gran éxito de inserciones

El Punto Formativo Incorpora de Santander, gestionado por la entidad colaboradora Asociación Evangélica Nueva Vida, ha llevado a cabo dos acciones formativas para facilitar la inserción laboral de personas en situación o riesgo de exclusión social. Este año las formaciones escogidas para mejorar la empleabilidad de sus alumnos han sido de operaciones básicas de cocina y de ayudante de camarero, ambas, con una tasa de inserciones laborales cercana al 50 %.

Además, este tipo de formaciones no solo pretenden formar a sus alumnos en habilidades profesionales, sino que también se potencian las personales. “El curso me ha parecido muy útil, tanto para la vida personal como para la vida profesional. Los temas que hemos tratado en habilidades sociales son realmente importantes, y creo que es muy positivo hablar de ellos”, relata Jehanny, una de las alumnas del Curso de Operaciones Básicas de Cocina.

Formación, profesionalización e inserciones:

En enero tuvo lugar el primer curso, Operaciones Básicas de Cocina, que además de las 200 horas de teoría para mejorar las aptitudes profesionales y personales de los alumnos, contó con 100 horas más destinadas a la formación práctica profesional en empresas del sector hostelero de Cantabria. De las 21 personas que iniciaron este curso, 10 ya se encuentran trabajando gracias a la formación obtenida.

En abril se inició el segundo curso, que formó a 20 personas como ayudantes de camarero y que tuvo una gran demanda y éxito de inserciones. En la actualidad, 9 de los alumnos de esta acción formativa se encuentran trabajando en empresas del sector tras mejorar sus conocimientos, tanto de forma teórica como práctica.

Algunas de las empresas que han colaborado en su formación y en las prácticas no laborales son el restaurante La Mulata, Pans & Company o Hotel Torresport Spa, entre otras.