Cada vez más empresas forman parte de la red de entidades colaboradoras del Punto de Formación Incorpora (PFI), enfocado a la mejora de la empleabilidad de personas en riesgo de exclusión social.

El Programa Incorpora, financiado por la Fundación La Caixa, ha demostrado una gran eficacia debido a todos los elementos que lo completan y a los buenos resultados adquiridos.  Desde aquí se diseñan e imparten cursos y talleres en diferentes formatos, teniendo siempre en cuenta la demanda del mercado laboral y ajustando los contenidos a las capacidades y necesidades de los usuarios.

Este programa está dirigido a cualquier persona, y es una oportunidad enorme para aquellas que, debido a sus circunstancias, tienen dificultad para formarse y encontrar un trabajo estable con unas condiciones dignas. El año pasado un total de 32 personas participaron de este programa, de las cuales un 55% consiguieron un empleo tras realizar los cursos de profesionalización.

Una distinción clave del programa es el acceso a los cursos que se apoyan en tres pilares fundamentales: una parte teórica donde las personas solicitantes adquieren conocimientos técnicos, varias sesiones individuales de coaching donde, además, se refuerzan habilidades trasversales como la comunicación o las competencias digitales, y 100 horas garantizadas de prácticas en empresas.

Esta última se convierte en una increíble oportunidad, tanto para el alumnado como para las empresas, debido a que los estudiantes adquieren experiencia en el entorno laboral, y el negocio tendrá una persona formada y preparada para poder ser contratada en un futuro si fuera necesario. Es por esto, que la acogida por parte de las empresas ha sido extraordinaria. Ocho de cada diez se animan a colaborar y a formar parte de este programa desde donde fortalecen su responsabilidad social empresarial.

Como consecuencia de este interés cada vez mayor por parte del sector empresarial a participar de este programa, se han creado las “formaciones o cursos a medida” enmarcadas en convenios de colaboración. Un ejemplo de ello es el “Curso de Limpieza” que ha tenido lugar estas últimas semanas. En este caso, la empresa madrileña Sacyr Facilities imparte las habilidades técnicas de limpieza, mientras que, la Asociación Nueva Vida, se encarga de las competencias transversales. Asimismo, ha participado el Ayuntamiento de Castro Urdiales, que ha cedido sus instalaciones municipales para realizar la parte práctica.

La creación de un programa con tales características, junto con la forma que han tenido las empresas de involucrarse, es el camino hacia la igualdad de oportunidades, y hacia una sociedad comprometida con la integración laboral y la inclusión social de las personas en situaciones de vulnerabilidad.

Categorías: Uncategorized

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESEspañol
en_GBEnglish (UK) zh_CN简体中文 es_ESEspañol