En 2021 un total de 3.226 personas fueron atendidas por la ONG.

La Asociación Nueva Vida ha publicado el resultado de un año de trabajo en el que destaca la atención a personas sin hogar y la puesta en marcha una empresa social de confección textil.

“En 2021 hemos fortalecido nuestros recursos de atención social dando cobertura a colectivos desatendidos y apostando por proyectos que promueven el acceso a la vivienda y el empleo”, explica Julio David García Justamente, Gerente Técnico de Nueva Vida.

Durante el confinamiento se habilitaron centros de acogida temporales para personas sin hogar, pero al terminar el estado de alarma estos recursos cerraron. Fue entonces cuando, en colaboración con el Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS), la entidad lanza un programa de atención al sinhogarismo, desde donde han atendido a 80 personas sin hogar en la región el año pasado. “Este recurso ofrece una solución habitacional inmediata y estable a las personas sin hogar, así como una atención integral a sus necesidades”.

En este sentido, asegura que el acceso al empleo también es fundamental para no caer en la exclusión o para salir de ella. Es la razón por la que a comienzos de año ponen en marcha un taller de confección textil que facilita la inserción laboral de personas en situación de vulnerabilidad. Se trata de un emprendimiento social que cuenta con la colaboración de Austral Sport y del Ayuntamiento de Camargo. “Las personas que componen el taller vienen de situaciones muy complicadas, la mayoría con familias a cargo, con dificultades para insertarse en el mercado laboral y sin redes de apoyo”.

Actualmente desde Nueva Vida Textil confeccionan 3000 prendas al mes y están diseñando una línea de productos textiles propia.

En lo que se refiere al empleo, al año pasado desde el conocido Programa Incorpora de Fundación La Caixa, la entidad atendió a 248 personas, de las cuales un 63% lograron insertarse en el mercado laboral.

El año pasado también estuvo marcado por la llegada de refugiados desde Afganistán. La entidad, que forma parte del Sistema español de Protección Internacional, atendió a un total de 195 personas refugiadas. “El año pasado, en las casas de acogida que tenemos en Cantabria y Bizkaia, han convivido muchas nacionalidades, pero sobre todo hemos atendido personas de Colombia, Siria, Irán, Ucrania y Venezuela”.

Por otro lado, destaca que las actividades de sensibilización se han visto reforzadas. Tanto las charlas en colegios como en institutos o en las Universidades. Hasta 521 estudiantes han asistido a charlas sobre protección y atención social, sobre igualdad y buen trato o sobre prostitución o refugio. “Es fundamental que los jóvenes estén conectados con su entorno y se involucren en conocer diferentes realidades y reflexionar sobre ellas”.

Población privada de libertad y mujeres en prostitución

Por otro lado, se ha continuado con la atención social a colectivos históricamente apoyados por la entidad como las mujeres en contextos de prostitución o la población privada de libertad.

En el caso de las mujeres en prostitución, hasta 240 fueron atendidas por la ONG el año pasado. “En Nueva Vida tenemos un Programa de Atención Integral. Desde ahí se las protege, se las cuida y se les da la posibilidad de empezar de nuevo”. En lo que respecta a los privados de libertad, los programas terapéuticos y reeducativos que la entidad desarrolla en colaboración con Instituciones Penitenciarias, alcanzaron a 107 presos.

Según García, la privación de libertad debe servir para dotar a las personas de herramientas que les sirvan para comenzar de nuevo cuando llegue el momento de salir de prisión. “En ese proceso de reinserción nosotros hacemos un acompañamiento terapéutico, tenemos un recurso de acogida -desde donde hemos atendimos a 68 personas el año pasado- y tenemos un programa muy potente de inserción socio-laboral”.

Asistencia social y atención a situaciones de emergencia

“En última instancia, nuestras acciones están dirigidas a frenar la exclusión económica y social que genera la desigualdad y que sufren muchas personas”, aclara Julio David.

Esta es la razón de ser del Centro Municipal Princesa Letizia desde donde la entidad atiende a 1.144 personas al año en estrecha colaboración con el Ayuntamiento de Santander. Además, con la financiación del ICASS y de entidades privadas, la entidad ofrece asistencia social y ayuda de emergencia a personas en grave riesgo de exclusión. En 2021 se dio cobertura a un total de 601 personas.

En suma, la ONG atendió en 2021 a un total de 3.226 personas. Un año que también destaca por la consolidación de vínculos con otras entidades, el trabajo en red con organismos públicos y con organizaciones sociales y empresas en todo el territorio nacional.

Memoria 2021 COMPLETA, aquí.

分类: Uncategorized

0 条评论

发表评论

电子邮件地址不会被公开。 必填项已用*标注

zh_CN简体中文
es_ESEspañol en_GBEnglish (UK) zh_CN简体中文