En el marco del Día Internacional de la Mujer, la entidad renueva su compromiso para dar soluciones reales y efectivas a mujeres en contextos de vulnerabilidad, sirviendo de puente entre la exclusión y nuevas oportunidades.

El mensaje elegido por Naciones Unidas para el Día Internacional de la Mujer 2023 pone el foco esta vez en la inclusión digital y cómo la innovación y la tecnología pueden ser ejes transformadores para la igualdad de género. Un acceso a la educación digital por el que la Asociación Nueva Vida trabaja, entre otros, a través de su programa de inserción laboral INCORPORA, cuyo principal objetivo es dotar de competencias digitales básicas a mujeres que se encuentran en múltiples situaciones de vulnerabilidad.

Y es que los efectos de la brecha digital de género en el crecimiento de las desigualdades sociales y económicas es otro de los aspectos que pretende explorar este #8M. También la importancia de proteger los derechos de las mujeres y las niñas en los espacios digitales y de abordar la violencia sexual ‘en línea’. Porque si hay una problemática estructural añadida que afecta sobremanera a las mujeres en contextos de vulnerabilidad es, sin duda, la violencia sexual en todas sus manifestaciones.

“Aunque no se hable lo suficientemente de ello, sabemos que la pobreza más severa empuja, en muchos casos, a la prostitución”, considera Julio David García, gerente de la Asociación Nueva Vida. Por ello,una de las labores de la Asociación es “hacer incursiones en estos escenarios para tratar de hacer de puente que dé la posibilidad de buscar una nueva vida a las mujeres que así lo deseen”, explica. Del medio centenar de mujeres atendidas en 2021, 19 de ellas fueron acogidas junto a sus 9 hijos menores.

Víctimas de trata y mujeres privadas de libertad

Nueva Vida apoya a las mujeres a salir del círculo de la violencia con un programa de apoyo integral, ofreciendo un espacio seguro en el que poder estabilizarse. “Estas personas tienen que mejorar emocionalmente para después enfrentarse a la vida empoderadas y luchar por ellas y por sus hijos, de ahí que una parte de nuestro trabajo esté enfocado también en la infancia, en mejorar su entorno de crecimiento”, explica Julio David, a la vez que detalla que “el tiempo medio en el que consiguen hacerlo es un año y medio, pero se han dado casos de hasta tres años”.

Nueva Vida es la única entidad especializada en Cantabria con centros tanto para atender a mujeres víctimas de trata como a las que se encuentran en contextos de prisión o privadas de libertad. Así, tal como recuerda Julio David, “fue una de las entidades que abogó por la creación de un módulo para mujeres en el Centro Penitenciario de El Dueso (Santoña) cuando se cerró la Prisión Provincial de Santander y las mujeres de Cantabria debían de salir fuera para cumplir sus condenas”.

En esta línea, Nueva Vida también ha conseguido que aquellas mujeres encarceladas no empadronadas en Cantabria puedan disfrutar de sus permisos en los centros de acogida de la Asociación, ya que “una mujer que entra en prisión normalmente viene de contextos de pobreza y cuando sale no tiene dónde ir”, apunta el gerente de Nueva Vida.

La organización apoya a las mujeres con formación y empleo, también en prisión, mediante cursos orientados a la inserción laboral y que incluyen prácticas en empresas.

Mujeres migrantes solicitantes de protección internacional

De otro lado, como asociación miembro del Sistema de Acogida de Protección Internacional (SAPI) del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, se trabaja  para “ordenar las historias personales de mujeres de toda procedencia”, para que la Oficina de Atención al Refugiado pueda reconocerles su estatus de refugiadas. Centros, pisos, ayuda económica para su autonomía y una orientación global dirigida a la inserción laboral completan esta área de asistencia.

Nueva Vida Textil, un modelo de empleo para la conciliación real

A modo de resumen, el gerente de Nueva Vida describe la actividad de la organización en favor de las mujeres en contextos de vulnerabilidad en “contribuir a devolver la dignidad a personas a las que la sociedad ha despojado de ella y para las que encontrar un trabajo es fundamental”, ya que muchas de ellas tienen hijos u otros familiares a su cargo.

Con este objetivo nació recientemente el taller Nueva Vida Textil, con el apoyo del Ayuntamiento de Camargo y la firma deportiva Austral. Hasta 8 mujeres en contextos de explotación sexual fueron acogidas en este proyecto durante el último año, teniendo un 77% de las personas participantes familias a cargo (la mayoría mujeres con hijos menores de edad).

“Se habla de la mujer científica, es maravilloso que haya referentes, pero también tenemos que poner el foco en esta brecha”, concluye el gerente de Nueva Vida. 

Categorías: Uncategorized

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESEspañol